“Formación, competencias y productividad” es el libro que reúne las 20 propuestas desarrolladas durante cerca de dos años y que se expusieron a actores claves del mundo formativo y productivo. 

 
El viernes 11 de enero se llevó a cabo la presentación del libro “Formación, competencias y productividad. Propuestas para mejorar la educación técnica en Chile”, desarrollado en el marco de la alianza estratégica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, a través del Centro de Políticas Públicas, la Confederación de la Producción y del Comercio, Inacap y Duoc UC.
 
La presentación del documento estuvo a cargo del director del Centro de Políticas Públicas, Ignacio Irarrázaval; y contó con la participación de la Ministra de Educación, Marcela Cubillos; el rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez; el presidente de la CPC, Alfonso Swett; el presidente de Inacap, Alberto Salas; y el Rector de Duoc UC, Ricardo Paredes.
 
La actividad convocó a más de 50 expertos tanto del mundo de la educación como del sector productivo a dialogar sobre cómo transformar la educación técnica profesional a partir de las propuestas de la alianza. Por el Consejo Nacional de Educación asistieron el consejero Alejandro Espejo y la Secretaria Ejecutiva, Anely Ramírez.
 
El trabajo fue desarrollado durante cerca de dos años con el propósito de avanzar en una política pública para mejorar la articulación y la pertinencia del sistema de formación técnico profesional.
 
En la educación superior técnico profesional hay actualmente más de 500 mil estudiantes, lo que representa el 43,3% de la matrícula total. Desde 1990 el sistema ha cuadruplicado su tamaño. Pese a esto, existen varios desafíos: más del 50% de los adultos en Chile tiene un nivel deficiente en habilidades lectoras según la OCDE y más del 20% de los matriculados en la educación secundaria y terciaria abandona sus estudios por distintos motivos.
 
 “La formación real tiene que tener esta bidireccionalidad que es tan importante, por eso destaco el trabajo conjunto que se ha hecho, porque la CPC, el sector productivo, ha estado permanentemente aportando a la academia, a los institutos técnicos para poder poner competencias, habilidades y requerimientos curriculares para cada una de las carreras”, destacó el Rector Ignacio Sánchez.
 
La Ministra de Educación agradeció el documento y relevó que uno de los tres ejes de su cartera es justamente “fortalecer la educación técnica profesional”. “Nos tocó asumir una tarea muy concreta en esta línea, entonces tenemos la priorización y tenemos la oportunidad”, señaló.
 
Medidas de corto y largo plazo
El director del Centro de Políticas Públicas UC, Ignacio Irarrázaval, fue el encargado de dar a conocer las propuestas para transformar la educación técnica profesional en Chile. Entre las de mediano y largo plazo –respecto de las cuales existe un alto nivel de consenso– relevó que “no existen incentivos o mecanismos formales para que las empresas se transformen en lugares de enseñanza, ya sea a través de centros de práctica laboral o programas de aprendices”.
 
También se propone mejorar las competencias de los docentes en la educación media técnico profesional y redefinir el título acorde a las cualificaciones. “Esta distinción en base a la duración temporal de los programas se debe reemplazar por una acreditación”, explicó.
 
La alianza elaboró también 10 medidas de corto plazo que son urgentes para avanzar sin necesidad de grandes presupuestos ni grandes cambios legales. “El Marco Nacional de Cualificaciones debe ser un proceso gradual, va a ser un denominador común y comparable de las cualificaciones de las personas. También creemos que debe haber un modelo de aseguramiento de la calidad para la formación técnica más allá de un marco, debe haber estándares objetivos”, planteó Irarrázaval.
 
“Generar mecanismos de actualización y pertinencia del currículum. La actualización de las bases curriculares tomó 15 años, ojalá que eso no vuelva a ocurrir, que haya mayor agilidad en la renovación curricular de educación media”, declaró. Además, se propone “recuperar el proceso de acreditación experimental de los liceos, que fue una experiencia bastante exitosa”, ampliar el acceso a la adquisición de competencias y reconocer las cualificaciones obtenidas por los trabajadores a través de actividades de capacitación.
 

El diálogo de los expertos
Tras la presentación del libro los expertos pudieron conversar sobre las propuestas y los desafíos para el sistema.
El Rector de DUOC UC, Ricardo Paredes, resaltó la importancia de la visión sistémica de la educación superior: “Uno tiene que ver esto integradamente, porque de otra forma vamos a seguir sin ligarnos con la educación media técnico profesional, que creo que es uno de los desafíos mayores”.
 
En tanto, el presidente de INACAP, Alberto Salas, valoró la creación de un protocolo para que las instituciones tengan experiencias educativas en las empresas: “El hecho que alumnos puedan complementar su formación en las empresas y que estas puedan participar en la educación técnico profesional es un elemento muy diferenciador en la formación de los jóvenes que Chile necesita”.
 
Por su parte, el presidente de la CPC, Alfonso Swett, se refirió a los retos que implicará la automatización de los trabajos y lo positivo de esta alianza: “Creo que estamos dando un paso a un tremendo desafío que nos lleva a colaborar y no sólo a competir”.

 

Sabías que…

El Consejo Nacional de Educación realiza anualmente una cuenta pública entregando a la ciudadanía los resultados de su gestión. Puede revisar las últimas cuentas públicas aquí.