En respuesta a la presentación del Colegio de Profesores  ante la Contraloría General de la República.


A mediados de julio de 2019, el Colegio de Profesores presentó un requerimiento ante la Contraloría General de la República con el objeto de que ésta se pronuncie sobre el texto de las Bases Curriculares de 3° y 4° medio. En ese contexto, este organismo solicitó al Consejo Nacional de Educación un informe de respuesta a dicha presentación.

Los supuestos tras la presentación del Colegio de Profesores son, en lo fundamental, dos: a) que el CNED excedió sus atribuciones al determinar, a través de su evaluación, la estructura y contenido de las bases curriculares; y, b) el carácter de electivo de determinadas asignaturas no garantiza la formación integral de los estudiantes y la satisfacción de los principios que informan la Ley General de Educación.


En su respuesta el Consejo señala en lo medular que:

No se excedió en sus atribuciones, simplemente cumplió rigurosamente con las que le otorga la ley. El Ministerio de Educación es el encargado de diseñar y elaborar las bases. El Consejo no puede crear asignaturas o eliminarlas, o hacer de algunas obligatorias y de otras electivas; solo le corresponde aprobar, observar o rechazar la propuesta. Lo que puede ser verificado revisando los documentos en que se plasman sus Acuerdos sobre la materia, y en los que consta que no hay propuestas ni imperativos, sino solicitudes de evaluar, fundamentar o identificar dificultades.

No existe una vinculación necesaria -ni desde el punto de vista técnico ni desde el jurídico- entre el logro de una educación integral y la determinación de ciertas disciplinas o áreas del conocimiento como asignaturas obligatorias en el currículum. La propia Ley General de Educación (LGE) indica expresamente que los Objetivos Generales no implican necesariamente asignaturas. Es más, estos objetivos son de nivel (parvularia, básica, media), de modo que su logro no depende de determinados cursos de manera aislada, sino de la trayectoria completa. Debe tenerse presente que el nivel de educación media en la LGE va de 7° a 4° medio y en esa lógica se ha diseñado toda la reforma curricular, desde 1° básico a 2° medio.

Por último, no debe olvidarse que es la ley la que exige la diferenciación en los dos últimos años de educación media en sus distintas modalidades: humanística-científica, técnica profesional y artística. En el caso de la educación media humanística- científica a través de la profundización en las áreas de la formación general, en el caso de la educación técnica profesional a través de la especialización en sectores económicos, y en la educación artística a través de la especialización en áreas artísticas. La diferenciación, la profundización y la especialización son, desde una perspectiva normativa y temporal, simplemente incompatibles con una universalidad asignaturista única y su obligatoriedad en estos dos  últimos grados de la educación media. 

 

Resulta útil además realizar algunas aclaraciones y profundizaciones, referidas a:

Se establece un núcleo de formación general común de seis asignaturas obligatorias para los estudiantes de todas las modalidades -humanístico científica, técnico profesional y artística-, con un total de 14 horas pedagógicas a la semana. Esta combinación de asignaturas fue propuesta por el Ministerio de Educación y busca un balance entre las áreas humanista y científico-matemática.

Son para todos los estudiantes de 3° y 4° medio. En el caso de que asistan a la educación media técnico profesional podrán tener Ciencias y Filosofía, que antes no formaban parte de su currículo. Además, al igual que los estudiantes de la modalidad Humanístico científica y de la modalidad artística, deja de ser obligatoria Historia, pues se incluyó Formación Ciudadana, que se hace cargo de gran parte de los contenidos que antes se veían en dicha asignatura.

Los estudiantes científico humanistas tendrán menos asignaturas obligatorias; liberándose horas para que realicen asignaturas de su elección, pudiendo contar con más tiempo para profundizar en cada una de ellas. Adicionalmente, se les permitirá elegir combinaciones de asignaturas que hoy no son posibles, por ejemplo, que tomen Historia con Matemática o Artes con Lenguaje, Educación Física con Ciencias, etc.

No. Los argumentos utilizados para sostener esas ideas ligan obligatoriedad con formación integral. En este sentido, la formación integral y el logro de los Objetivos Generales de la Ley se dan a lo largo de toda la trayectoria escolar y, para juzgar si el currículo crea oportunidades para alcanzarlos, se debe considerar toda la educación media (7° básico a 4° medio) y no sus dos últimos años.

Además, la propia ley establece que el logro de los Objetivos Generales de la educación media no debe homologarse a asignaturas específicas. Los estudiantes del país tienen el mismo currículo de Formación General durante los primeros 10 años de su formación, con asignaturas obligatorias para todos, ofreciendo así una base cultural común. Por ello, los últimos dos años de la enseñanza media son concebidos como de profundización, diferenciación y especialización, con un núcleo de formación común reducido que por definición no puede incluir todas las asignaturas obligatorias hasta segundo medio.

No, dado que los establecimientos pueden ofrecer asignaturas adicionales como parte de sus horas de libre disposición. Educación Física, por ejemplo, desde 1998 no es obligatoria para los estudiantes de la educación técnico profesional y, sin embargo, según datos del Mineduc, el 63% de los establecimientos de esa modalidad actualmente la ofrece.

No. En general se han centrado en el Plan de Estudio que se deriva de las bases curriculares; es decir, en cuántas horas se destinan a las asignaturas obligatorias y electivas.

No. El Consejo ejerce el rol de evaluador de las propuestas del Ministerio, pero no participa del diseño de éstas ni en la determinación de sus contenidos. Las Bases Curriculares y el Plan de Estudio son elaborados por el Ministerio y evaluados por el Consejo, el que solo puede aprobarlos, observarlos o rechazarlos (DFL N°2 de 2009).

Porque no se ajustaba a las horas disponibles para la formación general de la modalidad técnico profesional y tampoco proponía una solución para dicho desajuste (Acuerdo CNED N°43/2017). Además, el Consejo consideró excesivo el número de asignaturas de la propuesta, lo que producía el riesgo cierto de no lograr aprendizajes profundos y significativos debido al exceso de asignaturas, todas fragmentadas y con un reducido número de horas cada una.

Después de una acuciosa evaluación, el informe de 84 especialistas y el diálogo directo en audiencia con 60 de ellos, el Consejo decidió aprobar las Bases Curriculares y los planes que se derivan de ellas, porque: i) se enriquece la base formativa común para todos los estudiantes de 3° y 4° del país y en particular para los de establecimientos técnico-profesionales, y; ii) se otorga mayor tiempo para profundizar y explorar intereses a los estudiantes de establecimientos científico-humanistas.

Su foco en el desarrollo de habilidades y en problemas contemporáneos; la incorporación de Formación Ciudadana, Filosofía y de un curso integrado de Ciencias en el núcleo común obligatorio; la incorporación de un enfoque interdisciplinario y una estrategia pedagógica de aprendizaje basado en proyectos, en la resolución de problemas y en el uso de la tecnología.

Sabías que…

El Consejo Nacional de Educación realiza anualmente una cuenta pública entregando a la ciudadanía los resultados de su gestión. Puede revisar las últimas cuentas públicas aquí.